6 mar. 2017

Carta al Cardenal Joao Braz

TFP arautos do evangelho, plinio correa de oliveira, joao cla dias, heraldos del evangelio


Acabo de terminar de leer el libro “Opus Dei o Chapuza del Diablo” del sobrino de Monseñor Escribá, Carlos Albás. Agradezco la amabilidad de quien me lo envió por correo electrónico.

Los paralelismos entre La Obra y la TFP-Arautos do Evangelho son muchos. Dejo la lectura del libro a quien quiera profundizar en ello. Pero sí me gustaría hacer un comentario de algo que me llamó especialmente la atención, la crudeza con la que Carlos Albás describe el terrible desprecio y abandono al que se encuentra sometido todo aquel que osa abandonar la causa, exactamente en los mismos términos que Plinio Correa de Oliveira y su subproducto Joao Scognamiglio Clá Dias establecieron con los “apóstatas” del grupo.

Escribe Carlos Albás “la virulencia de la Obra alcanza su máxima expresión cuando, en uso de su libertad y con la conciencia bien limpia, el antiguo miembro, sabedor de lo que realmente se cuece en la trastienda, decide hablar, exponer comentarios negativos sobre la Obra, su Fundador o alguno de sus miembros destacados. El aparato opusdeísta reacciona con celeridad y contundencia, se lanza a una campaña de descalificaciones y descrédito de estas personas, y en algunos casos no hay problema si ha de hacerse uso de las injurias y las calumnias”.

Traigo esto a colación una vez que recibo la “Carta al Cardenal Joao Braz”, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, de Alfonso Beccar Varela. Desde aquí me solidarizo con Alfonso y haciendo mi parte, tal como él sugiere, he escrito mi propia carta al Cardenal y animo a que otros también hagan lo mismo. (En entrevista del 10 de febrero de 2017 el Cardenal Braz de Aviz afirma que hay unos 15 fundadores que están siendo investigados por parte de la Congregación de los Institutos de Vida Consagrada por el control psicológico sobre sus miembros.

La TFP-Arautos do Evangelho no intentará “refutar” ninguna de estas misivas, en cualquier caso jamás en público, tampoco tratará de defenderse ante el Cardenal, si es que este resuelve abrir una investigación sobre ellos, saben muy bien que su defensa es indefensible frente a la doctrina de la Iglesia Católica, el sentido común, e incluso las leyes civiles/penales. Dando un salto hacia adelante tratarán de descalificar, desacreditar, injuriar y calumniar, como comenta Carlos Albás, a aquellos que los pongan en evidencia. Ya intentaron acallar estos blogs con amenazas de todo tipo sin resultado.

La pregunta que queda en el aire es ¿qué hará el Cardenal Joao Braz de Aviz con toda esta información? En estos Blogs intentamos reflejar como era nuestra vida en la TFP-Heraldos detrás de las tupidas cortinas con las que ellos ocultan su realidad y más que un blog de análisis y comentarios este es un blog que intenta contar experiencias personales, anécdotas y vivencias. Pienso que tiene una cierta importancia testimonial si el ya nombrado Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada decide recopilar información. Me pongo a su disposición para lo que pueda serle útil.




por Alfonso


Siguiendo mi propio consejo, le he mandado un email al Cardenal Joao Braz, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, que copio más abajo.

Sugiero que otras personas que tengan preocupaciones sobre las prácticas internas de los Heraldos del Evangelio le escriban también.

Que no se diga después que el Vaticano "no sabía nada de esto".

Carta para el Cardenal...

Eminencia,

Me dirijo a Ud. para hacerle llegar dos videos grabados recientemente.

El primero, muestra a niños de un colegio de los Heraldos del Evangelio en Brasil, realizando sus habituales marchas y cánticos. Al final del mismo se los ve loando a la madre de Plinio Correa de Oliveira con frases como "Mae de Plinio e de Monsenhor Joao, !vos preparastes a nossa salvação!" No deberían estar alabando a la Virgen María o a Jesús? O a algún santo?

El segundo, muestra a un sacerdote de los Heraldos del Evangelio conduciendo un exorcismo, y dando órdenes al demonio en nombre de "Monseñor Joao". No se hacen los exorcismos a nombre de Nuestro Señor Jesucristo?

Estas son apenas algunas de las prácticas sectarias dentro de esta institución que canta a los cuatro vientos su "aprobación pontificia" para ganar adeptos y grandes sumas de dinero, pero, puertas adentro, venera la figura de su fundador y nutre creencias apocalípticas y milenaristas basadas en una peculiar interpretación de las profecías de Nuestra Señora en Fátima y la vida y enseñanzas de Plinio Correa de Oliveira.

Hace varios años trato de estos temas en mi blog, que armé con la esperanza de alertar a los incautos que ven en esta institución un grupo católico (aunque un tanto singular), y no conocen sus prácticas sectarias y de control mental hasta que no es demasiado tarde.

Objeto fuertemente al reclutamiento de niños y niñas de 14 años o menos, muchas veces contra la voluntad de sus padres. Y el caso de Héctor Mattos, del Colegio de los Heraldos del Evangelio en Paraguay, acusado de abuso sexual, debería ser una señal de alarma seria.

Rezo a Dios que ilumine a Ud. y la Congregación que preside, para que mire de forma crítica y alerta, a esta institución, antes de que sea tarde y tengamos todos que lamentar otro escándalo dentro de un movimiento aprobado por el Vaticano.

Quedo a su disposición para contestar cualquier pregunta.

Desde ya muchas gracias!

Alfonso M. Beccar Varela
Beaverton, OR 97007
abeccar@gmail.com



Si Ud. es un miembro (activo o pasado) de los Heraldos del Evangelio, y cree que existen prácticas en esa institución que no se condicen con la doctrina católica, debería escribirle un email a este Cardenal para que esas prácticas sean investigadas.

El Monseñor español José Rodríguez Carballo, OFM, es el Secretario de dicha Congregación. Si Ud. cree que el Cardenal tal vez esté muy ocupado, puede mandarle un email a esta persona también.

Que no se diga más adelante que la jerarquía eclesiástica no ha sido avisada sobre las prácticas y creencias internas de los Heraldos del Evangelio. Depende de Ud.